Sin importar lo que paso ayer, cada amanecer hay que decirle a la vida. «Aquí voy otra vez»

Un momento de introspección al iniciar tu día, es el combustible para dar lo mejor

Reponerse de un triunfo o un fracaso requiere concentración. Celebrar sin límite puede distraerte y detenerte. Superar un mal resultado te puede frustrar y hacerte abandonar

Un momento de introspección te permite aprender de la experiencia y retomar concentración. Detenerte, respirar y sentir calma es la técnica para re energizarte, reinventarte o retomar atención plena, en lo que realmente es importante

Un vencedor se regala frecuentemente un momento de introspección. Esta práctica le permite conectar con el presente, cultivar paciencia, disciplina y fortalecer su concentración. Solo requiere detenerse y por 20minutos, controlar su respiración.

Agradece cada nuevo amanecer y lo que hasta ayer ocurrió. Inicia el día en positivo, convencido que eres ganador. Vencedor; celebra, ríe y afirma: «Hoy tengo otra oportunidad de superarme, avanzar e ir por más»

¡Celebra la vida, ríe y deja reír!

Sin importar lo que paso ayer, cada amanecer hay que decirle a la vida. «Aquí voy otra vez»

Gracias, gracias, gracias y bienvenida seas abundancia

Autor: Freddy Villavicencio

Linkeind – más información aquí