La mente controla el cuerpo, pero la respiración controla la mente

El ritmo y cadencia de tu respiración, fortalecen tu campo magnético y tu vibración

Somos energía y funcionamos con electricidad, por eso vibramos y alrededor de nosotros un campo magnético formamos. Es la respiración la que da el pulso y forma a toda esa relación.

Encontrar calma es consecuencia de respirar sin sobresaltos. De esta manera cada célula, órgano y conexión neuronal, encuentran armonía y le dicen a la mente: «tranquila, no hay alarmas que activar». Logrando esto tomamos el control y nos podemos reprogramar

Un vencedor se esfuerza por cultivar disciplina y paciencia. Son hábitos claves para detenerse, respirar, encontrar calma, con su mente conversar y reprogramarse. La rutina que le permite como vencedor visualizarse.

Agradece cada momento en que prácticas introspección, es así convences a tu mente que eres el mejor. Vencedor; celebra, ríe y afirma: «Para tranquilizar a mi mente, me detengo, respiro y conecto conmigo»

¡Celebra la vida, ríe y deja reír!

La mente controla el cuerpo, pero la respiración controla la mente

Gracias, gracias, gracias y bienvenida seas abundancia

Autor: Freddy Villavicencio

Scroll al inicio