Los buenos marinos los forjan las tempestades

Fracasos y triunfos son los resultados de entrar en acción. Siéntete orgulloso de ambos, dale sentido positivo a toda emoción. Vibra alto, irradia luz, estás logrando, vencer es actitud.

La derrota te inhibe, te desanima, te hace renunciar. El fracaso es temporal. Sin embargo, ten cuidado! fracasos consecutivos te pueden desanimar y será tu decisión continuar o abandonar. Es la prueba a tu inteligencia emocional.

Un vencedor es resiliente, sabe que luego de un fracaso, debe ser paciente. Se relaja ríe y fluye como técnica para recargarse, liberarse de emociones y así evitar anclarse. Reiniciar requerirá reinventarse.

Agradece tu capacidad de soportar y levantarte luego de cada fracaso, agradece el tener conciencia que las tempestades solo son un mal rato. Vence cada reto con esfuerzo y perseverancia y luego de superarlo será una actividad sin relevancia. Continúa avanzando vencedor, realmente eres el mejor!

Se llama calma y me costo varias tormentas conseguirla

Celebra la vida, ríe y deja reír!

Autor: Freddy Villavicencio

Linkeind – más información aquí

Deja un comentario