Abrir los ojos por la mañana, ya es motivo para darle gracias a DIOS

Un día brillante depende más de tu actitud que del sol

Inicia el día agradeciendo, no importa si sale el sol o está lloviendo. Al agradecer todo lo que hasta hoy has experimentado y aprendido te llena de energía, vibras en alta frecuencia y sales a lograr metas y objetivo.

Tomar lecciones de cada paso, sea victoria o fracaso, nos brinda la oportunidad de celebrar y nuestra autoestima alimentar. Tendremos mejor actitud, mayor confianza y la seguridad de que en la oscuridad quien brilla eres tú.

El vencedor es consciente que los fracasos lo hacen más fuerte. Lo obligan a superarse y del dolor deslastrarse. Perder, levantarse y luego triunfar es la mejor sensación que pueda experimentar.

Agradece cada victoria por pequeña que parezca, aprende de cada error y evita anclarte al dolor. Celebra, ríe y afirma ” Soy un vencedor, crear y superar obstáculos es mi esencia, soy el mejor ”

Abrir los ojos por la mañana, ya es motivo para darle gracias a DIOS

¡Celebra la vida, ríe y deja reír!

Autor: Freddy Villavicencio

Linkeind – más información aquí

Deja un comentario